cachorros-cuidados-de-mascotas

Los cachorros aprenden malos hábitos relativamente fácil y a medida que crecen aprenden muchos más. De esto tienen parcialmente la culpa los propietarios pues el principio son muy condescendientes con los cachorros.

Que hacer para corregir los malos hábitos?

- Pedir en la mesa: El cachorro está inclinado a pedir cuando la familia se sienta a comer. Cuando lo haga, cógelo y ponlo en su cajón o incluso en otra habitación, si le das algo habrás desperdiciado todo el trabajo anterior, así que se debes ser paciente y constante. Además las sobras de comidas no son siempre lo mejor para la salud y la buena alimentación del perro. Una manera de prevenir esto es que le des de comer antes de que la familia se siente a comer.

- Masticar objetos: Los cachorros al igual que los niños tienen dientes de leche, los cuales mudan alrededor de los 4 a 5 meses de edad, estos dientes permanentes son más grandes pero menos afilados, mientras que mude él estará mordiendo y masticando casi cualquier cosa, por lo que debes tenerle objetos como juguetes de caucho para que mantenga ocupada su boca mientras no come.

- Subirse en los muebles: Es una costumbre muy desagradable, pues dejan pelos y ensucian el mueble. Para corregir este hábito se puede colocar una trampa de ratones, sin cebo, después de unos cuantos sustos no se montará de nuevo al mueble.

- Saltar sobre las personas: la mayor parte de los cachorros gustan de saltar sobre sus amos y muchos de ellos los animan a hacerlo. A nadie le gusta ser embarrado por las patas sucias de su perro. Debe enseñársele a evitar esta entusiasta demostración de afecto, si se le permite seguir haciéndolo puede ocasionar algunos disgustos. Hay varias maneras de corregir esta costumbre; la primera es pisarle suavemente en las patas traseras mientras él tiene las extremidades delanteras encima de ti. La segunda es cogerle las delanteras y empujarlo de espaldas. El último método es doblar la rodilla y darle un golpe en el pecho. En cada caso diciendo la voz de mando “NO”.

- Ladrar excesivamente: El ladrar puede convertirse en un hábito muy molesto para el dueño y sus vecinos. Como esto no es precisamente un defecto, no debe impedírsele que ese exprese de esta manera, lo que si puede evitarse es el innecesario ladrido, reprimiéndolo a lo estrictamente necesario. Está bien que lo haga para avisarnos de la llegada de un extraño a la casa, pero si ladra por gusto debemos utilizar el comando ?NO? enérgicamente y si es preciso cogemos un papel periódico y lo asustamos. Si el perro tiene la costumbre de ladrar innecesariamente por la noche, dale la comida principal en la noche, ya que la alimentación tiene un efecto tranquilizante. Como último recurso, puede amarrarse un bozal alrededor del hocico del perro, para que no ladre más, debe colocarse de tal manera que él pueda respirar e incluso beber agua, esta estrategia por unos días convencerá a tu perro de no ladrar más durante la noche.

- Gruñir y morder: La mayoría de los perros muerden por culpa de los dueños. Ellos comenzaron gruñendo y cuando trataron de morder no fueron castigados. Para corregirlo tu debes crear las condiciones, comienza por quitarle el plato de comida al cachorro mientras esté comiendo, su gruñe agárralo por el cuello y levántalo de tal manera que las patas delanteras le queden en el aire, dale golpes suaves en la barbilla y regáñalo severamente. Luego dale nuevamente la comida con palabras suaves y unas palmaditas.  Repítelo de nuevo hasta que él sepa que no debe gruñir o morder a su amo bajo ninguna circunstancia.

- Callejear: Una mala costumbre del perro es la de escaparse de la casa cada vez que halle la oportunidad. Es prácticamente imposible enseñar a un perro adulto vago a estar cerca de la casa, pero es relativamente simple enseñar a un cachorro. El problema básico es enseñarle al cachorro los límites de tu casa.

Esto se hace teniendo al cachorro con la traílla y caminando por el jardín, cuando llegues al borde dile “NO” y echalo para atrás, repite esto varias veces.

Consigue una persona que lo llame y lo castigue si deja el jardín. De esta manera, el cachorro aprenderá los límites territoriales y nunca los dejará.

- Perseguir vehículos: Muchos perros tienen en sus antecesores razas de pastores, es por eso que algunos tienen el instinto de perseguir carros, niños, bicicletas o cualquier objeto que se aleje de ellos. Ningún amo debe permitir que su pero lo inicie. Si se impone un castigo bastante severo cuando se captura al perro en el acto, algunas veces se obtiene remedio. Si él persiste, se pide a un amigo que pase enfrente de él en un carro, cuando ataque se le debe tirar agua o tarro de latas vacías, repítelo hasta que no lo haga más. Nunca debes permitirle que ande suelto por la calle.

Fuente: loyal-pets
Cuidados de Mascotas

Deja un comentario