cuidados-de-mascotas-caca-perro

Los perros son limpios por naturaleza. Por lo tanto, si los dejamos en un espacio reducido aguantarán todo lo posible antes de ensuciar lo que en esos momentos considera su guarida.

Gracias a esto es relativamente sencillo conseguir que respeten la casa donde viven y hagan sus necesidades fuera.

Sólo debes seguir estas normas básicas:
1º Mantenerlo en su habitación-guarida siempre que no puedas controlarlo.

2º Sacarlo con regularidad, al menos tres veces al día, al lugar destinado a hacer sus necesidades.

Sin embargo, hay particularidades que diferencian al cachorro del perro adulto:

- Los cachorros de siete u ocho semanas necesitan evacuar su vejiga cada dos horas y necesitan defecar varias veces al día. Por lo tanto, lo ideal sería llevar al cachorro al lugar destinado a sus necesidades cada par de horas, aunque lo normal es que nos sea imposible atenderlo con tanta frecuencia. La solución es destinar una parte de su habitación-guarida, aproximadamente hasta los cinco meses, para que el cachorro pueda hacer allí sus necesidades. En esa zona puedes poner unos periódicos impregnados en su orina para indicarle que ése es el lugar apropiado. Así establece una clara diferencia entre la zona sucia y la limpia, que no le gustará manchar.

– Al principio, los cachorros no saben hasta dónde llegan los límites de su casa. Paulatinamente van reconociendo su entorno e intentarán hacer sus necesidades fuera del hogar. Incluso perros que viven en jardines y grandes fincas harán sus necesidades fuera si se les da la oportunidad.

No puedes esperar que el cachorro sea infalible desde el principio. Cometerá muchos errores pero, a medida que pasen las semanas, acabará por aprender.

A los cinco o seis meses el perro ya debería hacer sus necesidades en el lugar adecuado si has seguido las dos normas básicas que te dimos al principio.

Los perros de tamaño pequeño parecen ser más problemáticos a la hora de aprender a ser limpios.

Tienes que seguir estrictamente las normas recomendadas para lograr establecer un buen hábito.

Probablemente, los perros pequeños son más sucios porque, por su tamaño de cachorros, no suelen salir tanto a la calle, con lo que les resultará difícil distinguir entre dentro y fuera de la casa en el momento de hacer sus necesidades. Aprenden a hacerlo dentro de casa.. Prefieren la tranquilidad de la casa para hacer sus necesidades, algo que también les ocurre a todos los cachorros en las primeras semanas de vida.

Si surgen los problemas, la solución está en reducir el espacio de la habitación-guarida (los perros son limpios por naturaleza) y, por supuesto, sacarlo con regularidad a un  sitio tranquilo.

Los machos al llegar a la edad adulta tienden a marcar su territorio levantando la pata y emitiendo pequeñas cantidades de orina. Este comportamiento no tiene relación alguna con las ganas de orinar. Pueden llegar a marcar incluso dentro de casa, sobre todo si hay otros animales cerca, hembras o defienden la finca.

 

Fuente: MANUAL BÁSICO PARA LA EDUCACIÓN DEL CACHORRO
Pedro Estévez y Iván Ramil

Deja un comentario