Como jugar con nuestro gato

10 febrero 2016

Gato-jugando-cuidados-de-mascotas

El gato necesita desarrollar sus habilidades de caza, siendo un gato doméstico alimentado, lo hará como parte del juego y tenemos que permitírselo para no generar problemas de ansiedad. Jamás debemos jugar con nuestras manos, siempre debemos tener juguetes y no necesariamente comprados: pelotas de papel de aluminio, hojas de árboles secas, cajas de cartón con agujeros… si ponemos al gato elementos nuevos como juego lo agradecerá y pasará mucho tiempo jugando.

En tiendas especializadas podemos encontrar juguetes como: ratones, juguetes de cuerda tipo caña de pescar (ideales para jugar nosotros con el gato), pelotas de goma, etc. Los juguetes para gato deben ser sobre todo ligeros, porque les encanta voltearlos por el aire y llevarlos en la boca de un lado a otro, darle patadas y correr tras ellos, como lo harían con un ratón de verdad. Entre los juguetes favoritos para los gatos se encuentran aquellos que se asemejen a un ratón, pájaro o insecto, y no estéticamente, sino en tamaño y peso, e incluso que hagan ruido.

Un gato doméstico bien alimentado no tiene ninguna necesidad de cazar animales vivos para alimentarse pero no hay que olvidar que es un instinto y según lo desarrollado que lo tenga, puede cazar presas y luego no comérselas, sino traérnoslas a nosotros, momento en el cual no debemos enfadarnos ya que es una preciosa ofrenda.

Juegos que generan problemas de comportamiento en el gato Muchas personas suelen divertirse realizando juegos brutos con el gato.

Juegan con sus manos, provocando al gato y haciéndolo rabiar, sobre todo si el gato es pequeño. 

Es contraproducente jugar con nuestras manos con el gato, ya que esto genera problemas más adelante en el gato cuando es adulto.

Cuando el gato pasa del mes a los dos meses de edad, pasa por una fase de aprendizaje muy importante: el autocontrol y la intensidad de la mordida. Esto lo suelen aprender mediante juegos con sus hermanos y su madre, por eso es ideal que el gatito viva con su familia hasta los dos meses y medio de edad o con otros gatos que le enseñen. Si el gatito no pasa esa edad con su familia gatuna, y en cambio lo pasa con nosotros,  debemos tener cuidado y procurar enseñárselo nosotros. En esta fase, al jugar con el gato con las manos, le estamos enseñando dos cosas: que nuestro cuerpo es presa (no olvidemos que el gato es un animal cazador), y que puede morder y arañar todo lo que quiera (ya que siendo pequeño el gatito apenas hace daño y nos quejamos). Se le provoca con nuestras manos y se le hace rabiar para que muerda más fuerte, que es justo lo contrario a lo que debe aprender. También se suele jugar a provocarle con los pies.

¿Qué ocurre cuando el gato es adulto? Que no tiene autocontrol ninguno.

Suelen convertirse en gatos que muerden muy fuerte, que se abalanzan sobre nosotros de buenas a primeras y nos muerden (se lo has enseñado tú), que no tienen medida a la hora de morder ni controlan cuando es juego, se frustran.

Suele parecer que es un gato agresivo, que apenas se deja tocarle porque muerde, que te “ataca” mientras caminas por los pasillos de casa, que estás sentado tranquilamente y viene el gato y te muerde. 

Todos estos comportamientos inadecuados suelen estar derivados por un gran error nuestro a la hora de enseñarle, o porque le ha faltado este aprendizaje en la edad adecuada.  Pero nunca es tarde.

Si por cualquier motivo el gatito no puede estar con otros gatos durante el mes a los dos meses de edad, nosotros podemos enseñarle, con unas pautas muy fáciles de realizar: 

- Por supuesto, jamás jugar con el gato con nuestras manos ni pies.

- Provocar al gato a jugar con juguetes, sobre todo los de cuerda larga o caña de pescar, con los que el gato no pueda acceder a nuestras manos mientras jugamos con él.

Un gato pequeño y hasta que es adulto necesita mucha actividad.

- Si nos muerde, no debemos mover la mano (si la presa se mueve, él muerde más fuerte) y debemos chillar, demostrándole que nos está haciendo daño. Esto lo hacen sus hermanos gatitos cuando juegan entre ellos: uno muerde, el otro chilla, así el que está mordiendo para de morder y suelta a su hermano, así una y otra vez. Cuando nos suelte, debemos retirar la mano o el pie tranquilamente y desviar su atención a otro tipo de juego como los que hemos comentado antes. Este chillido sólo lo debemos realizar cuando se trata de un juego, jamás si un gato nos está agrediendo por otro motivo.

- Hay que respetar el espacio vital del gato y no agobiarle cuando no quiere ser acariciado o cogido en brazos. Cuando demanda  actividad, hay que dársela, cuando es el momento del descanso, entonces podremos acariciarle.

Fuente:  Laura Trillo Carmona – Terapia Felina

Deja un comentario