cuidados-mascotas-tapon-3

Me llevaron en coche hasta mi nuevo hogar y la verdad es que no me gusta nada ir en automóvil. Me encontraba muy raro, notaba que todo temblaba y estaba muy inquieto, la verdad es que no me fío de algo que se mueve y no tiene sus propias patas, menos mal que llegamos pronto a mi nueva casa.

Lo primero que me extrañó es que tenia un olor raro, no quiero decir que oliera mal si no diferente. Ahora lo que tenía que hacer como me enseñó mi mama perruna es ir dejando mi olor por la casa para que me encontrará como en mi propio hogar.

Recuerdo que me bajaron de los brazos, y mi mama me dejó en el suelo de la casa. La verdad es que me quedé muy quieto, estaba un poco asustado, bueno un poco no bastante asustado. Era una habitación muy grande y llena de cosas que no había visto nunca…

Me di cuenta en seguida que mis nuevos papas, me habían estado esperando con impaciencia porque me habían comprado una cama inmensa, cómoda y blandita para mi solo y me habían dejado una mantita para que me arropara, suave y caliente.

La verdad es que no pude hacerle mucho caso ni a la cama, ni a la manta ni a la casa, estaba tan cansado que en cuanto puse mis patas en la colchoneta de mi nueva cama, dí un par de vueltas y caí rendido de sueño, demasiadas sorpresas para un solo día…

Los nuevos olores, provocaron que tuviera muchas pesadillas y soñé con mis papas perrunos y mis hermanitos. Me desperté varias veces nervioso y busqué con la mirada a mis papas, estaban allí, mirándome y acariciándome. Pero esta vez o lo había soñado, era verdad, tenía una nueva familia. :)

Me sentí muy protegido y me volví a dormir y esta vez las pesadillas fueron desapareciendo. Me sentía más tranquilo, muy calentito y feliz.

Tapón
Cuidado de Mascotas

Comida y accesorios para gatos

Deja un comentario