cuidados-de-mascotas-embarazo

Queremos ofreceros dentro de este capítulo información en torno a los ciclos sexuales de la perra y la esterilización. Os será útil para resolver ciertas dudas sobre la forma en la que influye en su comportamiento.

A partir de los 7 u 8 meses de edad (algo más tarde para las razas grandes) las perras pueden comenzar a ciclar. Esto quiere decir que sus ovarios (durante unas 3 semanas y 2 veces al año) producen hormonas que harán que nuestra perra:

Sangre por la vulva
Atraiga machos
Pueda quedarse preñada (no pueden quedarse preñadas fuera de estos periodos)
Pueda variar su comportamiento: Estar menos atenta, ser menos obediente, orinar con más frecuencia…

Al conjunto de estas modificaciones se le suele denominar celo.

Es una práctica muy habitual el esterilizar mediante una operación quirúrgica a las perras para evitar que queden preñadas pero también para evitar las otras consecuencias del celo.

Sobre la esterilización queremos que tengáis en cuenta varias cosas importantes:
No implicará una variación apreciable en su carácter
Es la mejor forma de evitar gestaciones no deseadas así como ciertas enfermedades relacionas con el celo: infecciones de útero, pseudogestación, disminución de la incidencia de tumores de mama…
Puede realizarse antes del primer celo sin ningún perjuicio para nuestra mascota.
Incluso ayuda a disminuir, de hacerlo así, la incidencia de los tumores de mama en casi un 100%. También parece haber una menor tendencia a la obesidad en hembras esterilizadas antes del primer celo.
La esterilización debe anular la posibilidad de quedarse preñada pero también sería recomendable que eliminase la atracción de machos y el sangrado para lo cual en la cirugía se deben quitar los dos ovarios.

De este modo la perra ya no tendrá celos ni las enfermedades relacionadas con ellos.

De todas maneras debes consultar con tu veterinario para que te informe detenidamente de todo lo relacionado con la esterilización.

*Pseudogestación: Enfermedad de ciertas perras que se produce aproximadamente a los dos meses de haber tenido el celo y relacionada con las variaciones hormonales que ocurren en esta época. La perra tiene comportamientos y síntomas como si hubiera tenido cachorros: tiene leche, buscan una guarida, adoptan muñecos y los cuidan, incluso pueden llegar a tener contracciones.

Fuente: MANUAL BÁSICO PARA LA EDUCACIÓN DEL CACHORRO
Pedro Estévez y Iván Ramil

Deja un comentario