perro-pulgas-cuidados-de-mascotas

 

La enfermedades parasitarias también se dividen en dos, según sean parásitos externos y los internos.

Parásitos externos
- Pulgas: Son pequeños insectos adaptados especialmente para chupar sangre. Son aplanados lo cual les permite moverse a través de los pelos del huésped.

Para el control de las pulgas hay actualmente en el mercado muchos insecticidas que son eficientes y vienen en diferentes presentaciones como polvos, jabones, shampoos, atomizadores, collares, etc. Se debe hacer el tratamiento regularmente ya que a pesar de eliminar las pulgas adultas, en el suelo quedan los huevos y las larvas.

- Piojos: Existen de dos clases, chupadores y mordedores. Se alimentan de sangre y restos de los tejidos, la hembra del piojo fija sus huevos sobre el pelo, donde se pueden ver como pequeños puntitos plateados y ovalados.

Para el tratamiento se emplean los mismos insecticidas utilizados contra las pulgas, pero a diferencia de éstas el piojo no camina mucho, por consiguiente es necesario que el producto haga contacto con el piojo.

- Garrapatas: Generalmente las adquieren en el campo, en áreas donde pasta el ganado y donde permanecen otros perros. Algunas veces son portadores de otras enfermedades parasitarias de la sangre conocidas como fiebre de garrapatas. Para su control también son buenos los insecticidas y acaricidas.

- Sarnas: Existen tres tipos de sarna principales que afectan al perro

Sarna sarcóptica o escabiosa: Es un ácaro que penetra en la piel formando cavernas donde vive, se alimenta y reproduce, comienza a manifestarse por pequeñas áreas sin pelo alrededor de los ojos y las orejas, pero cuando se descuida se puede diseminar por todo el cuerpo.

Sarna demodécica: Este ácaro tiende a extenderse más aún en el cuerpo,produciendo zonas sin pelo e inflamación.

Sarna otodéctica: Este ácaro mucho más grande que los dos anteriores vive en los conductos auditivos, produciendo una intensa picazón en los oídos, haciendo que permanentemente se rasque las orejas y sacuda la cabeza.

Para un tratamiento más eficaz de las sarnas es preferible que consultes al veterinario, pues el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad debe ser realizado con mucha cautela.

Parásitos internos
Dentro de los parásitos internos tenemos los gusanos planos y los redondos.

- Áscaris: Estas lombrices redondas de entre 4 a 10 cm de largo, viven en el intestino delgado del perro y en casos graves pueden llegar a formar nudos que obstruyen el paso del alimento. Entre los síntomas más notables tenemos pérdida del apetito, estómago prominente y delgadez en otras partes del cuerpo, falta de brillo en el pelo, convulsiones y vómito. El perro adulto adquiere inmunidad natural contra estos parásitos.

- Ancylostomas y uncinarias: Son pequeños parásitos redondos que viven de chupar sangre del intestino, poseen ganchos en la boca con los que se adhieren y toman la sangre. En una infestación alta pueden ocasionar anemias.

- Tenias o solitarias: Estos son los gusanos planos, y pueden ser fácilmente adquiridos por la ingestión accidental de la pulga durante el rascado excesivo.

- Giardiasis y amebiasis: Son parásitos microscópicos que pueden afectar al hombre, y tienden a ubicarse en el intestino grueso, y producir diarreas, existe una vacuna actualmente disponible.

Cada cuanto debo desparasitar a mi cachorro?

Para nuestro trópico se recomienda que el cachorro sea desparasitado cada 2 a 3 meses hasta que cumpla el año de edad, luego cuando adulto debe ser desparasitado 2 a 3 veces por año.

En algunos casos se hace necesario realizar un examen coprológico (de materia fecal), para identificar el parásito y realizar un tratamiento más específico.

Deja un comentario