Hola!!! soy Tapón

A continuación vamos a comentar los errores mas comunes que se comenten en la educación del cachorro. Aprender a no cometerlos puede ayudarnos mucho en la socialización de nuestra mascota.

1- Dejar al cachorro suelto sin control dentro de la casa o el jardín: así tendrá objetos a su alcance para destrozar. Recuerda que no debes castigarlo si no lo observas justo en el momento. El cachorro debe estar en su habitación-guarida cuando no estás en casa o cuando no lo puedes controlar.

2- Castigar al cachorro a destiempo: recuerda que sólo debes corregirlo justo en el momento en que está haciendo algo incorrecto. Si no, tan sólo sirve para que te tema.

Ejemplo: 

Al volver a casa encontramos pis y caca y lo castigamos. Esto es un gravísimo error. El cachorro no sabe por qué le riñes y, si le gritas en presencia de sus excrementos, sólo aprenderá a relacionarlos con el castigo y no con el hecho de hacer sus necesidades en casa, que es lo que pretendes corregir. De todas formas, este problema no existiría si el cachorro estuviese en su habitación-guarida y no suelto por toda la casa.

3- Dejarle comida todo el día: el perro tiene que saber quién le suministra su comida y quién, por lo tanto, tiene autoridad sobre él. Además, lo natural es acumular ganas de comer y no estar comiendo durante todo el día, algo que también podría hacer que se aburriese de la comida.

4- Dejarlo suelto fuera de casa: el cachorro tiene que esta a tu lado. Puedes conseguirlo dándole pequeños trozos de su comida favorita o juguetes con cuerda, para mantenerlo siempre cerca de ti. Además, recuerda que está prohibido llevarlo suelto en lugares públicos.

5- Dejarlo dormir contigo: después no querrá hacerlo en otro sitio y puede que se ponga nervioso al quedarse solo.

6- Premiarlo por comportamientos inadecuados, aún sin darnos cuenta. 

Ejemplos:

- Imagina que el cachorro empieza a llorar cuando te acuestas. Como te da pena, lo vas a buscar para que esté unos minutos contigo en tu habitación. Acabas de premiar el que llore. Acabas de decirle que llorando puede conseguir lo que quiere. Al día siguiente llorará con más intensidad.
- El cachorro está plácidamente en un rincón esperando a que termines de comer para recibir su comida. Te sobra un trocito de carne, lo llamas y se lo das. Acabas de informarle de que si se acerca mientras comes puede obtener premio. Lo has convertido en un perro pedigüeño. En breve, estará molestando continuamente mientras comes.
- El cachorro te recibe efusivamente cuando llegas a casa. Se te sube encima y tú te inclinas a acariciarlo mientras él se aferra a tus rodillas. Estás premiando que se te suba. Cuando pese treinta o cuarenta kg no te hará tanta gracia. Acarícialo sólo cuando tenga las cuatro patas en el suelo. Así aprenderá que el premio se obtiene cuando está en el suelo.

7- No dedicarle el tiempo suficiente: muchos de los problemas habituales de comportamiento son derivados de una escasa dedicación a nuestro cachorro. No podemos esperar que nuestro perro sea educado por arte de magia, ni que nos  respete si apenas nos conoce. Esperamos que a estas alturas hayáis comprendido que vuestras atenciones y cuidados no se pueden sustituir ni por el mejor juguete del mundo ni por una finca o un piso de muchos metros cuadrados.

Fuente: MANUAL BÁSICO PARA LA EDUCACIÓN DEL CACHORRO
Pedro Estévez y Iván Ramil

Deja un comentario