Rascadores-para-gatos-cuidados-de-mascotas

Los gatos en libertad distribuyen su territorio en diferentes zonas. Conoceremos estas zonas e intentaremos crearlas en nuestro hogar de la forma más parecida posible.

Zona de vida social y juego

Aquí es donde el gato pasará la mayor parte del tiempo. Ten en cuenta que el gato hará vida donde estéis vosotros, por lo que su zona de vida social será la misma que la vuestra, normalmente el salón o la cocina. Es aquí donde es efectivo poner un rascador bien alto y robusto que sustituya lo que sería para un gato en estado natural, un árbol donde poder afilar sus uñas y subirse para vigilar todo desde arriba.

Si el rascador lo ponemos en un lugar diferente donde apenas hay vida, como por ejemplo una habitación de invitados o un baño, el gato no lo usará y es entonces cuando arañará otras superficies como por ejemplo el sofá (también es vertical y robusto como un árbol y está en la zona de vida social). Aparte de para afilar sus uñas y dejar sus feromonas de identificación, el gato necesita estirar y tonificar sus músculos, por eso si le pones un rascador demasiado pequeño y el gato es adulto, no podrá usarlo e irá a otro lugar.

También un rascador bien alto se convertirá en un lugar de descanso y juego. Puedes encontrar rascadores de todo tipo y precio en el mercado, elige uno alto y a ser posible con varias plataformas, merece la pena.

En esta zona, también puedes habilitar para el gato diferentes alturas, poniendo estanterías o baldas vacías en la pared, o dejándole algún espacio libre encima de un mueble. Si tienes perro en casa, puedes poner la comida del gato en alto en alguno de estos lugares, así como una manta para que duerma. Los gatos apenas hacen vida en el suelo, prefieren estar en alto, sobre todo los gatos más tímidos e inseguros prefieren estar en alto y van perdiendo el miedo más rápidamente al poder observar desde arriba lo que ocurre. También es en esta zona donde prefieren jugar.

Los gatos muy activos y más jóvenes se lo pasarán en grande pudiendo subir y bajar, correr y saltar, decidirás apagar la televisión y observarlos, ¡es mucho más divertido!

El lugar del SOL: ¡imprescindible!

Los gatos necesitan tomar el Sol a diario, les beneficia en todos los aspectos y además, les encanta. Intenta encontrar el lugar donde de más tiempo el Sol, y coloca allí una camita o manta para el gato, o si tienes una terraza o patio (sin peligros) déjale tomar el Sol. Pasará mucho tiempo allí dándose ricos baños solares, que le ayudarán mucho sobre todo en procesos de enfermedad.

Fuente:  Laura Trillo Carmona – Terapia Felina

Deja un comentario