primeros-auxilios-cuidados-de-mascotas

Los primeros auxilios son todo aquello que tú puedes hacer antes de llevar a tu perro al veterinario en un caso de emergencia, como detener una hemorragia, disminuir el dolor y estabilizarlo. Por eso debes estar preparado para cuando lo requieras.

Sujeción: Lo primero que debes garantizar es que él no te vaya a morder, aunque el nunca lo haya hecho es probable que si tiene un dolor intenso no va a querer que lo toques, por eso tomarás la precaución de colocarle un bozal, o un cordel alrededor del hocico, cuando es todavía muy pequeño puedes colocar una manta sobre él.

Traslado: Debes evitar causarle más daño del que se ha causado, por eso debes ser cuidadoso, especialmente cuando sospechas que hay fracturas, debes buscar colaboración cuando es algo pesado.

Después de un accidente de tráfico: Generalmente después del accidente el perro entra en “shock” que es un estado de inconciencia donde las funciones vitales se encuentran disminuidas. Debes trasladarlo de inmediato para que reciba tratamiento veterinario, procurando mantenerlo caliente y no moverlo sino lo estrictamente necesario, ya que existe la posibilidad de lesiones y hemorragias internas.

Fracturas: Las fracturas y luxaciones ocurren más frecuentemente en las patas y se pueden ver fácilmente porque el perro mantiene el miembro afectado en una posición anormal. Mientras más rápido se corrija la fractura o luxación menos complicaciones va a tener. Debes enbozalarlo y luego entablillarlo para mantener firme la pata e inmovilizarla antes de llegar al veterinario. 

Hemorragias: Cuando las heridas sangran, aplica un torniquete por encima de la herida en el caso de las extremidades. Coloca firmemente una venda de presión, con el propósito de formar un coágulo para evitar el flujo de sangre, el torniquete debe ser aflojado cada 10 ó 15 minutos.

Después de un accidente grave, mira las encías de tu perro, si están muy pálidas él puede estar sangrando internamente, manéjalo con cuidado y llévalo de inmediato al veterinario.

Las heridas de un perro cuando se pelea con otro pueden ser muy serias, aunque su piel es muy elástica. Es conveniente desinfectar frecuentemente y dejar al descubierto la herida, si es muy grande el veterinario deberá suturarla. 

Envenenamiento: Un perro envenenado necesita tratamiento de inmediato. Lo primero que se debe hacer es vaciar el estómago, esto se consigue haciéndole vomitar al obligarlo a tomar agua tibia con sal, cuando se determina la sustancia tóxica, es más fácil para que el veterinario haga un tratamiento más específico. Nunca utilices aceites o purgantes.

Choque eléctrico: Los cachorros frecuentemente juegan con los cables eléctricos y los muerden, en estos casos el perro puede morir o solo quedar inconsciente. Siempre debes desconectar del tomacorriente el cable, luego si cogerás al cachorro, debes verificar si el corazón aun late, en ese caso deberás aplicarle respiración artificial, que se realiza colocando al perro de costado, luego haces presión sobre el tórax firme pero de manera suave, luego retiras las manos y se producirá una inspiración mecánica involuntaria, se hace el mismo proceso 20 veces por minuto, hasta que el perro pueda respirar sin ayuda.

Ahogo: Si un perro se rescata cuando esté ahogándose, y su corazón aun late, se debe practicar la respiración artificial, teniendo la precaución de dejar la cabeza más baja que el cuerpo para facilitar la salida del agua.

Fuente: loyal-pets

Cuidados de Mascotas

Deja un comentario