cuidados-de-mascotas-problemas-cachorros

1- Destroza el jardín o la casa: en un cachorro los destrozos son normales, pues corresponden a una conducta exploratoria típica. La única forma de evitarlo es que no acceda a los lugares u objetos que no quieres que rompa. No lo reprendas si no lo ves en el momento. En un perro adulto los destrozos pueden tener que ver con distintos tipos de ansiedad. Consulta al veterinario y al educador canino.

2- Hace sus necesidades cuando y donde no debe: puede que no haya aprendido a hacerlo correctamente. Si es así, tendrás que reeducarlo desde el principio. La clave está en limitarle el espacio y darle la oportunidad de hacerlo en el sitio adecuado, donde lo llevarás con frecuencia. Los excrementos en el lugar incorrecto también pueden deberse a problemas de ansiedad, digestivos o urinarios, que necesitan tratamiento veterinario.

3- No sabe andar con correa y tira mucho: al principio, el cachorro tiene que asociar la correa con elementos positivos como el paseo, trocitos de comida…Después, por medio de pequeños tirones, tiene que saber que debe ir cerca de ti. Si surgen problemas, acude a un educador o adiestrador. Él te enseñará la técnica adecuada para conseguir que el perro camine cerca y sin tirar.

4- Ladra demasiado: el perro ladra porque tiene algo que expresar. Puede estar pidiendo comida o bebida, llorando por ruidos o voces que le producen miedo o quejándose por haberlo dejado solo en casa. Un especialista debe encontrar la respuesta y te ayudará a solucionar el problema. Si vives en un piso y el perro ladra cuando llegan los vecinos o, simplemente, cuando oye ruidos, puede ser suficiente con buscarle un sitio más tranquilo y aislado para dormir.

5- Se orina cuando se alegra mucho o cuando lo acariciamos: normalmente es un signo de sumisión y no tiene la mayor importancia. Suele remitir cuando el cachorro llega a la edad adulta.

6- Tiembla mucho fuera de casa o ante extraños: puede ser que sea muy tímido y miedoso. Trátalo con cariño y expónlo poco a poco a las  situaciones que lo atemorizan. Haz que las asocie con su comida favorita o un juguete. Si el problema persiste, consulta a un especialista.

7- Come excrementos: no se sabe exactamente cuál es la razón de este comportamiento. Lo cierto es que es difícil de controlar, pues se puede dar en tu ausencia. Es necesario acudir a terapia lo antes posible para poder solucionarlo.

8- No obedece: acude a clases de adiestramiento con el perro. Además, debes conseguir que te asocie a los elementos positivos de su vida, como el juego o la comida.

Fuente: MANUAL BÁSICO PARA LA EDUCACIÓN DEL CACHORRO
Pedro Estévez y Iván Ramil

Deja un comentario