gato-casa-cuidados-de-mascotas

Las hembras de los animales, en general, suelen ser más cariñosas y la mayoría de las veces llegan a tener una relación más estrecha con las personas que los machos. Pero también son más exigentes en la relación y reaccionan peor cuando se sienten maltratadas o relegadas.

Un macho se lo toma todo con más indiferencia, pero también puede ser testarudo. Los gastos no castrados que salen al exterior se pelean a menudo con otros machos, lo cual puede traer otras consecuencias ademas de las señales de lucha.

En época de celo tanto hembras como machos complican la vida de las personas: la gata no para de maullar y de restregarse y el macho marca el terreno e intenta aparearse.

Solo la castración acaba con la revolución de las hormonas.

¿Macho o hembra?: cada animal tiene una personalidad diferente con necesidades individuales y la calidad de la relación dependerá de si el gato se siente a gusto con su amo.

¿Y si quiero tener una pareja de gatos? ¿Cual es la más adecuada?

Lo ideal son dos hermanos de la misma camada que crezcan juntos. La combinación hermano y hermana no da ningún problema, pero para evitar descendencia no deseada será necesario hablar con el veterinario con tiempo suficiente para fijar la fecha de castración.

Dos gatitos macho también se llevarán bien, en tanto que las hembras pueden ser más independientes una vez crecen.

Si se trae un gatito a una casa donde ya hay un gato macho crecido, en unos pocos días, el tiempo necesario para recuperarse de la sorpresa, tomará al pequeño bajo su protección. Una gata crecida se mostrará más impaciente y protestará con más energía. Hace falta mucha paciencia hasta que desaparece la excitación inicial.

Gerd Ludwig

Cuidados de Mascotas

Deja un comentario