toxoplasmosis-gatos-cuidados-de-mascotas

Sobre el embarazo y la Toxoplasmosis, ¡no pasa nada!

Has adoptado un gato y quizás en un tiempo decidas tener un hijo, es entonces cuando oirás la palabra Toxoplasmosis constantemente, por parte de médicos y familia. Antes de que te metan miedo con historias falsas o exageradas, es preferible que tengas toda la información a modo preventivo y que conozcas la relación entre los gatos y la Toxoplasmosis, para que cuando llegue el día, no tengas ningún miedo y disfrutes de tu embarazo junto a tus gatos.

¿Qué es la Toxoplasmosis? 

Es una enfermedad infecciosa, originada por un protozoo parásito que se llama Toxoplasma gondii, y causa problemas graves sobre todo en el feto. Es una zoonosis porque se transmite de animales a humanos. Y nuestros amigos los gatos son el único huesped definitivo para este parásito, es decir, el gato es el único animal en el que este parásito incuba sus huevos (ooquistes). 

toxoplasmosis-como-funciona-contagio-cuidados-de-mascotasEstos parásitos se encuentran sobre todo en la tierra, y la suelen transmitir los roedores o pájaros, y las personas que trabajan la tierra o jardines también pueden infectarse. La función que tiene el gato en toda esta historia es que al cazar y comerse estos animales al ser sus presas naturales, el parásito utiliza al gato para incubar sus ooquistes, nuestro mayor enemigo (no el gato). Pero si tu gato no caza ni come animales vivos, sino pienso o carne bien cocinada, no hay ningún problema. Y si lo hiciera, durante el embarazo habría que  evitarlo.

De todas maneras, esto sigue:

Un gato infectado con el parásito, lo incuba durante un período de entre 3 y 20 días, y durante un mes, lo excreta en las heces.

Estas heces con ooquistes deben estar expuestas durante 24-48 horas para que sean infecciosas, cosa que no ocurre ya que limpiamos las heces de los gatos a diario. Además, para contagiarte necesitas tocar las heces con las manos y llevártelas a la boca. ¡Bastante improbable!

Resumiendo

- Gatos que comen pienso y viven en casa con nosotros, no contraen ni contagian la Toxoplasmosis.

- Si aún tienes dudas, puedes hacerte el test de Toxoplasmosis, si la has pasado, no la volverás a contraer. Al gato también se le pueden hacer las pruebas, e igualmente si la ha pasado, ya no la volverá a tener ni te contagiará jamás. Si la pasas sin estar embarazada, esta enfermedad suele pasar desapercibida como un resfriado cualquiera, así que si no te haces la prueba nunca lo sabrás.

- Procura limpiar el arenero con guantes y lavarte las manos después. Las heces de los gatos que comen pienso no tienen Toxoplasmosis, pero si aún así no te fías, pide a alguien que lo limpie por tí o usa guantes.

- Lo mejor que puedes hacer, es no comer carne o cocinarla muy bien y lavar bien las verduras y todo lo que comas, sólo así evitarás la Toxoplasmosis.

- Ten en cuenta que hay mujeres que pasan la Toxoplasmosis durante el embarazo por haber comido verdura mal lavada o carne poco cocinada, embutidos, etc., pero si tiene gato en casa, todas las miradas y la culpa van para él, pero probablemente no haya tenido nada que ver.

- No abandones a tu mejor amigo y compañero por algo que jamás pasará. Si te llenan la cabeza de historias de miedo, se inteligente e infórmate mejor y de primera mano.

Qué aportará el gato a tu embarazo

Los gatos son animales protectores del hogar y de nuestras energías. Un gato sabe cuándo estás embarazada, te ayuda a equilibrar tu energía y además trabaja con tu bebé. A los gatos les suele gustar dormirse sobre tu barriga cuando estás embarazada, mullirla y ronronear. Esto tanto para tí como para tu bebé es muy beneficioso, además es una experiencia única y preciosa.

Fuente:  Laura Trillo Carmona – Terapia Felina

Deja un comentario